916 514 100 I 679 846 679

Motor Mecha

¡Cuidado con las heladas! Consejos para proteger tu coche de los peligros del frío

11/01/2019

Si por algo se caracteriza el mes de enero que acabamos de estrenar, es por las frías temperaturas. En muchas zonas del país es normal que los termómetros caigan por debajo de cero. Y todo esto tiene especial importancia de cara a la conducción.

Las bajas temperaturas tienen evidentes repercusiones en el estado de nuestros vehículos. Especialmente, si aparcamos el vehículo en la calle y pasa la noche a la intemperie. A grandes rasgos, se puede decir que el frío afecta de varias formas distintas y a distintos elementos del vehículo. Vamos a repasar los componentes que suelen sufrir más a causa del frío. Además, te proponemos algunos consejos a tener en cuenta para evitar los efectos que se derivan.

Uno de los principales quebraderos de cabeza en relación con el frío son las heladas nocturnas. Para muchos, levantarse por la mañana y encontrarse los cristales completamente cubiertos de una fina capa de hielo o algo de escarcha es el pan de cada día. Y probablemente te sonará eso de tener que ponerte a rascar antes de irte a trabajar.

Para ello, hazte con una rasqueta y tenla siempre a mano. Aplica un líquido refrigerante o algo de alcohol antes para facilitar el trabajo. Bajo ningún concepto apliques agua o sal y, en cualquier caso ni se te ocurra ponerte en marcha hasta liberar completamente el cristal.

El frío puede tener consecuencias también para los limpiaparabrisas. Puede que la goma se endurezca y se cuartee, o incluso se pegue al cristal. Para evitarlo, recuerda poner un corcho (de los de las botellas) entre el ‘limpia’ y la luna por la noche. También puedes dejarlos levantados.

Por otro lado, presta atención a los líquidos que forman parte de la actividad del vehículo. Aunque no es demasiado probable en nuestro país, cuidado si las temperaturas se desploman por debajo de los 20 grados bajo cero. Los líquidos pueden llegar a congelarse entonces.

Les sucede al diésel y al líquido del circuito de refrigeración o al de los limpiaparabrisas. Otros como el aceite pueden simplemente hacerse más suntuoso. En cualquier caso, necesitan recuperar sus valores para que puedas conducir con seguridad. Espera unos minutos hasta que sea así.

Otro de los elementos damnificados por el frío es la batería. Con temperaturas bajo cero perderá potencia y le costará el arranque. Especialmente si tiene ya un tiempo, porque puede que se descargue repentinamente con la llegada del frío. Arrancar el motor a diario suele ser una buena forma de evitar este riesgo. Tampoco está de más hacer una revisión o cargarla por completo cuando empiece el invierno.

Problemas con neumáticos y puertas, y la temida condensación

Los neumáticos son también perjudicados por las bajas temperaturas. El frío provoca que pierdan presión, por lo que deberías de estar atento para evitar problemas. Existen neumáticos específicamente diseñados para el invierno, útiles para zonas muy frías. Pero generalmente basta con alguna revisión para evitar que se desgasten en exceso.

Puede ocurrir también que las puertas amanezcan atascadas. Es habitual que el hielo se cuele en la ranura en la que se inserta la llave. Evita la fuerza bruta y opta por un secador, agua caliente o algo de alcohol. Conseguirás que se descongele y poder así abrirla.

Por último, conducir con temperaturas muy bajas suele ser sinónimo de condensación en los cristales. Para evitar el incómodo vaho, que además puede derivar en algún riesgo para el vehículo, toma nota. Mantener en buen estado el aire acondicionado y el sistema de calefacción suele ser clave. Solo así conseguirás desempañar las lunas. Tampoco olvides el funcionamiento de la luneta térmica, pues te permitirá olvidarte de problemas con la visibilidad de la luna trasera.

Como medida de prevención, es recomendable tapar el coche con una lona o proteger los cristales con un parasol. También puedes situarlo, si lo dejas al aire libre, bajo una farola o un árbol, para protegerlo en cierta medida de las heladas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies